ORAMOS POR NUESTRA CIUDAD




“Si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia.” Salmo 127:1


La oración es fundamental en la vida del cristiano y en la consolidación de la Iglesia. Comprender esto nos lleva a reafirmar la necesidad de orar los unos por los otros. Podríamos aplicar este concepto sólo para nuestros hermanos, conocidos o familia de la fe, sin embargo, estamos llamados a ir aun más allá.

Sabemos y se nos expresa con frecuencia que los cristianos somos coherederos de la gracia y miembros de una comunidad y como miembros de una comunidad, nos hacemos partícipes de todo lo que en ella ocurre. Compartimos los logros y los infortunios, compartimos las cargas mutuas y oramos como medio de acción para actuar en la vida de otros.

Esto también es válido cuando hablamos de un grupo social aún más amplio, tal y como lo es nuestra ciudad, pues comprendemos que formamos parte de una colectividad y anhelamos que todo lo que nos rodea sea impactado por el bien y la gracia de Dios. Es por esta razón que, como iglesia y bajo la dirección de nuestro Pastor y Obispo, hemos vislumbrado la gran necesidad que existe en nuestra Ciudad y en función de ello estructuramos un plan de oración por nuestro Linares. Este programa se ejecuta de manera presencial cada día miércoles a las 20:00 en diversos sectores de nuestra ciudad (principalmente sectores periféricos). Allí acuden equipos de hermanos que claman a nuestro poderoso, justo y santo Dios por resguardo, provisión y paz para nuestra amada ciudad, ello porque comprendemos que todo bien procede del creador del universo, quien sustenta en sí mismo todas las cosas, el único Dios Verdadero, nuestro Dios.

Como iglesia del Señor anhelamos que el bien de Dios repose sobre nuestra ciudad, sobre cada uno de sus gobernantes y habitantes, sobre las labores que en ella se ejecutan y sobre aquellas decisiones que determina el curso y desarrollo de nuestro territorio, más aún cuando enfrentamos esta crisis sanitaria que genera consternación e inseguridad en los habitantes y en sus familias.

Clamamos semana tras semana al Dios del cielo con absoluta fe y convicción pues sabemos que en sus manos está nuestro destino, nuestro descanso y que nuestra paz proviene de Él.



“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Juan 16:33


Amén.


Equipo de Redacción

Iglesia CMVida

Publicaciones Destacadas
Recientes Publicaciones
Archivos
Busquedas por TAG
No hay tags aún.
Síganos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Copyright © 2020 Iglesia Cristo Manantial de Vida. Todos los derechos reservados