Año Nuevo 2020

Termina un año y es la oportunidad precisa para evaluar. Reflexionar con detención en cada proceso vivido. Sin duda, dicho análisis arroja un sinnúmero de batallas; algunas coronadas con victorias y otras también con derrotas. Son muchas las sonrisas y las lágrimas que se conjugan al meditar en el camino recorrido durante los últimos 365 días. No obstante, siempre, y sin excepción alguna, la conclusión apuntará a reconocer el cuidado providencial de Dios sobre nosotros su pueblo. La razón es una sola, Cristo es suficiente!

Esa convicción es la que nos impulsa como iglesia a vivir la llegada de un nuevo año con un profundo sentido de gratitud. La biblia nos enseña cómo la gratitud se expresa en adoración; honor, reconocimiento y alabanzas rendidas al dador de la vida, a aquel, que solo por gracia renovó sus misericordias cada mañana del último año.

Para tal fin, nos reunimos en nuestro templo el último día del año 2019, es a saber el martes 31 de diciembre a las 21:00 hrs para ser parte de un culto de acción de gracias con el cual buscamos honrar a Dios y entregarle a Él nuestro primer abrazo del año 2020 en señal de dependencia y subordinación a su Reino. Fue un culto muy especial contando con una gran asistencia de familias y hermanos que decidieron ser parte de este sentimiento de gratitud. Alabanzas, comunión y, por supuesto, ofrendas de agradecimiento al Señor, en las manos de 8 familias de nuestra iglesia que se prepararon con dedicación para tal fin.

La palabra del Señor, impartida por nuestro Pastor y Obispo Juan Ormeño Lagos nos exhortó a través de la vida de Ester y su primo Mardoqueo (lectura en Ester 4) a reconocer cómo la soberanía de Dios está por sobre toda orquestación humana o satánica. En tiempos tenebrosos, confusos y peligrosos como los que hoy enfrentamos, la iglesia de Cristo debe sostenerse sobre una verdad inamovible: “ no dará tu pie al resbaladero, ni se dormirá el que te guarda. He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel”.

Cuando los relojes marcaron las 00:00 hrs nuestro primer abrazo fue para Dios. Luego abrazamos a nuestras familias para bendecirles, y culminar una noche altamente significativa compartiendo palabras de bendición a todos nuestros hermanos.

Gracias Dios por ser parte de una iglesia que depende de ti!


Publicaciones Destacadas