BIENVENIDA AL AÑO 2017



¡Dios ha sido bueno! y aunque resultan palabras sencillas, comprenden en ellas una profundidad inmensa debido a que cada amanecer Dios ha renovado su misericordia y el sustento no ha faltado en su pueblo, la gracia inconmovible e inconmensurable de Dios nos permite reafirmar la premisa que se sustenta en la bondad de Dios.


Ha finalizado este año y nos aprontamos a recibir uno nuevo, en el que nos aferramos a la esperanza y a la certeza de que la mano poderosa de Dios socorre a todo aquel que en él confía, basta con revisar las más de 3.000 promesas que Él ha provisto para que nada falte a sus hijos y de esta forma llevar una vida plena, abundante y feliz.


En comunión fraternal esperamos la llegada de este nuevo período, en un culto que congregó alabanzas, adoración, oración y palabra revelada para su pueblo. Las familias de nuestra iglesia agradecieron las bondades de nuestro Dios con alabanzas como muestras de gratitud y del mismo modo diversos matrimonios obsequiaron en un sencillo acto de amor, dulces que alegraron la noche de todos los asistentes a esta celebración de nuevo año.


La Palabra que ha hecho vida en los corazones de cada creyente y que ha sustentado el caminar de cada cristiano fue el centro de esta conmemoración, reafirmando las bienaventuranzas de Dios, alentándonos en nuestro caminar para llevar una vida que agrade a Dios y que nos permita construir familias y por medio de ellas una sociedad ética, moral y bíblicamente correcta, dirigidas por los estatutos que Dios estableció en su pueblo Israel y que finalmente son la base para el éxito y la prosperidad, tal como lo establece el libro de Nehemías.


Nos sustentamos en las promesas de Dios para este nuevo año, éstas las alojamos en nuestros corazones, y confirmamos que nuestro Dios es Dios de pactos, su palabra se cumple y por medio de ella nuestro caminar es dirigido hacia la eternidad.


“Si vosotros pecareis, yo os dispersaré por los pueblos; pero si os volviereis a mí, y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, aunque vuestra dispersión fuere hasta el extremo de los cielos, de allí os recogeré, y os traeré al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre.” Nehemías 1:8-9


A Dios sea honra y gloria.




Publicaciones Destacadas
Recientes Publicaciones
Archivos
Busquedas por TAG
No hay tags aún.
Síganos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square